20.7.14

25.000 pesos al mes, para mi son sagrados. No importa lo que pase, no importa lo que deba hacer, esos 25.000 pesos deben lograrse y mantenerse a toda costa. Creo que dentro de poco deberán ser 40.000 pero bueno eso será otra historia en su momento.
Por qué debo tener esos 25.000?, porque me gusta mucho el cine y la música, de todo tipo y porque no me gusta, de hecho, me molesta comprar películas o cd´s piratas. Hasta hace poco, este rechazo por las piezas que violaban los derechos de autor me salía altruistamente caro, porqué? porque en el paradigma existente dictaba que, disfrute implicada posesión, si quería ver una película debía comprarla, si quería la música de un grupo debía pagar por el Cd o canción en iTunes, poseer era el medio a través del cuál me beneficiaba de la creación.




Durante muchísimo tiempo nuestra sociedad tecnológica ha creado una estructura a través de la cuál el medio determina ciertas dinámicas de consumo, si quieres cine en tu casa a comprar VCR o DVD o lo que sea, la TV y la película, la música requería también un estéreo o un reproductor de algún tipo y el casette, Cd, LP u objeto que la tuviera grabada. El mercado entonces era parte de una economía centrada en la posesión de objetos y bienes físicos a través de los cuales el consumidor obtenía la satisfacción  y el disfrute de la pieza creativa; sin embargo, en una economía digital todo cambia, porque esta no se basa en la posesión; sino en el acceso, no se trata de tener o no la música, se trata de que puedes o no acceder a ella. Es una economía centrada en el servicio; no es tanto que se generen nuevas formas o no de consumo, pero si cambia forma de como llegamos a lo que queremos. Las personas siguen viendo películas, lo que pasa es que no hay sentido en ir a la vídeo tienda o comprarlas, seguimos queriendo escuchar nuestra propia música, pero quién quiere perder tiempo en una disco tienda?, mis 25.000 pesos al mes es lo que valen en conjunto mi suscripción a Netflix y a Spotify, es lo que cuesta el acceso a muchas películas y series de Tv y a cantidad ilimitada de música que llevo a todas partes a través de mi iPod o Celular, pago por acceso, no por posesión, pudiendo elegirla aún si es lo que quiero. 

Una economía digital, es en palabras de Hugo Pardo una economía "desintermediada" y ahí se esconde una lección inmensa, el cliente actual quiere poder acceder a lo que quiere, no necesariamente poseerlo (nada más frustrante que comprar un cd del que solo te gustan una o dos canciones), es un contexto en el que no me interesa tener los libros de inglés, tan solo aprenderlo, por lo que openenglish.com tiene sentido, es un mundo en el que las maestrías online, nos dan la opción de aprender sin viajar y de servicios de mensajería que hacen innecesario el teléfono en el hogar, cuando nos libramos de la estructura solo queda el servicio y es ahí, mis amigos en dónde se esconde el verdadero valor de hoy en día.


Andrés Felipe Sánchez 
Next
This is the most recent post.
Previous
Entrada antigua

0 comentarios:

Publicar un comentario