11.5.14

Dong-Hoon Chang no es un nombre conocido, pero si sus creaciones, toda vez que es el responsable de la línea Galaxy de Samsung . Este jefe de diseño, ha sido llamado por numerosos medios como el rey midas de la empresa y el responsable de posicionar a Samsung como el productor de teléfonos celulares más grades del mundo. Personalmente he tenido varios de los celulares del señor Chang y no he sido particularmente fanático de la experiencia, el problema que he tenido con Samsung es que siempre he pensado que su éxito se debe más a una estrategia de expansión que a una de verdadero valor y que se han enfocado tanto en salir al mercado, que han olvidado cómo hacerlo de una manera que creara una verdadera experiencia de usuario inolvidable. Hoy Dong-Hoon fue “reasignado” dentro de la compañía y no será más el jefe de estrategia de diseño de Samsung. Hay lecciones por aprender, pero no son precisamente nuevas.

 

2014-05-11 11.08.21

Cuando el iPhone salió, nos dio a todos una muestra del futuro, el negocio ahora se centraba en las apps como las proveedoras de la interacción . El teléfono pasaba a ser un plataforma de contenidos y punto de acceso a la red, en cuanto al diseño del aparato en si mismo, el estándar de pantalla grande al frente y la forma en barra para la carcasa se volvieron comunes y copiados por cada uno de los fabricantes a nivel mundial. No nos digamos mentiras hoy por hoy, la mayoría de los smartphones se parecen y francamente ya se tornan aburridos, al respecto podemos mirar al pasado y tratar de entender un poco mejor el presente para crear una propuesta de valor para el futuro.

 

Cuando Nokia dominaba el mercado, pocas personas reparaban mucho sobre el sistema operativo del teléfono, era muy similar en casi todos los modelos y su funcionalidad era adecuada para nuestras EXPECTATIVAS (la uso en mayúsculas porque este concepto es muy importante más adelante), lo que si impresionada y mucho era el diseño del hardware de la plataforma, teléfonos en barra, teclados redondos como los del Nokia 3620, extendibles como los del 6822, ningún teclado como el 7380, pantallas múltiples como los de la serie Communicator, cámaras modificables como las del n90, cuerpos rotantes como los del 5700, la inolvidable linterna del 1100, y así cantidad de propuestas que llevaban los límites del diseño de la experiencia del usuario cada vez más y más lejos. Esta diversidad permitía llegar a rincones del mercado que pocas compañías podían alcanzar, pero siempre con una idea clara, mayor cantidad de funcionalidades, conducían a un mayor nivel de experiencia.

 

Volviendo a la odisea del señor Chang, hace algún tiempo el afirmó a la revista Fast Company We don't subscribe to a one-size-fits-all philosophy. Our products may have to meet specific local needs in different markets, so our new ideas come from experiential visits by designers to towns and cities all over the world”, seguramente esta afirmación era para hacer una critica al enfoque de Apple, basado en un solo tamaño y plataforma y mostrar, que en cambio, Samsung tiene opciones para todos los mercados; sin embargo, al contrario de Nokia, la estrategia de la firma coreana se pude definir más como un enfoque de quita y pone, en la que los celulares de gamas medias, bajas y altas son en esencia lo mismo, con más o menos componentes y poder de procesamiento diferenciado, más que con una funcionalidad tangible y perfectamente clara. Esta filosofía le está pasando factura a Samsung, su último modelo de tope de línea el flamante, Galaxy S5 está recibiendo duras críticas ya que pocos entienden como algo tan caro puede estar hecho de un plástico tan barato, incluso el Wall Street Journal dijo que la versión Gold de este teléfono parecía más un curita (o Band Aid)  que una propuesta a la altura de su contraparte de Apple y esto no es un hecho aislado, comentarios similares vienen desde el S3 y el “acabado de cuero” de la Note 3 tampoco estuvo exento de numerosos reproches. Samsung podría aprender un poco más de su competencia y de las experiencias pasadas de otros, de Hawei y HTC el uso de materiales de alta calidad para competir en mercados cada vez más exigentes, de Nokia que las soluciones se adaptan de una manera global y no por eso hay que alejarse de una plataforma base y de Apple que de vez en cuando, MENOS ES MÁS, las expectativas (retomamos aquí la palabra) de los clientes apuntan a que las marcas sean consecuentes con sus precios y desempeño, un smartphone de este nivel con cubierta plástica y una sensación al tacto que parece barata siempre va a dejar al cliente preguntándose “¿y qué más hay para ver?”, el problema para Samsung es que ya hay mucho más de donde escoger.

 

Andrés Felipe Sánchez

asanchez@quijotecreativo.com

@innovandres

 

0 comentarios:

Publicar un comentario