4.4.14

A los colombianos nos gusta pensar que somos las personas más creativas y capaces del planeta. Que tenemos toda una herencia de arrieros, trovadores, deportistas y científicos que lograron lo imposible, con pocos recursos y se convirtieron en referentes mundiales de éxito y capacidad de inventiva.

 

Muchas veces, viendo televisión con mi familia, observo como en los programas de construcción, por ejemplo, los trabajadores tienen una herramienta para cada cosa, es impresionante ver como para cada puntilla, tornillo y pintura   tienen una herramienta que hace el trabajo de manera precisa y que convierte a cada aficionado en un experto; después de ver semejante nivel tecnificación, de hecho, surge el pensamiento “y nosotros que con un martillo, un serrucho y tres tablas levantamos una casa”, queda entonces una sensación de orgullo y de entusiasmo por la capacidad de transformar el entorno que nos rodea con tan poco recursos, pero con tan alto nivel de ingenio.

 

Pero de pronto llegan las pruebas PISA y hasta ahí nos llega el entusiasmo. Según los resultados del último informe sobre la Resolución Creativa de Problemas, nuestro país, de entre todos los participantes, obtuvo los puntajes más bajos, lo que se traduce en la incapacidad de nuestros estudiantes de resolver “problemas de la vida real” y por ende, dar continuidad a nuestra tradición de ser los más “berracos” del mundo para encontrar soluciones.

 

2014-04-04 08.22.49

 

¿Qué ha pasado?, ¿Por qué nuestra percepción es tan diferente de los resultados en este y otros procesos de evaluación?, la respuesta debe considerar múltiples aspectos, siendo quizás los más importantes los referentes a nuestro sistema educativo; sin embargo en este blog, me gustaría analizar la dimensión creativa del asunto. Desde este punto de vista, podría decir que el Colombiano de hoy ya no es tan creativo como solía serlo, porque simplemente se nos olvidó ser colombianos.

 

Recuerdan las Colombianadas ?, esas imágenes graciosas que a más de uno nos hicieron reír y gozar por las “bobadas” y “tonterías” de la idiosincrasia nacional?, El tratamiento que muchas personas le dan a estas piezas fue despectivo por decir menos y lleno de vergüenza en el mejor de los casos, eso a mi, me parece un error catastrófico, por qué?, Querido lector, nadie se enamoró de las letras de Macondo, esperando encontrar la descripción fría y dura de Dostoievski, nadie admira un Botero, esperando la muy fáctica descripción de la vida de Diego Velázquez o medio mundo no bailó y cantó con la guasca de Juanes en la Camisa Negra, esperando encontrar uno de los éxitos prefabricados y azucarados de Justin Bieber, lo que en estos tres casos nos convirtió en referente a nivel mundial fue, si claro, que usamos una colombianada para contar historias, para diferenciarnos de todo lo antes visto y sobre todo para contagiar a los demás del reto creativo de imaginar, lo que nosotros habíamos imaginado. Marcamos tan mal en las pruebas de resolución de problemas, porque nuestro actual sistema educativo, simplemente no te forma para resolver problemas, culturalmente desarrollamos una sociedad en la que al error se le huye como nada en esta vida, pasamos de jugar en el parque y volvernos una nada cayendo y aprendiendo, a casas 99.9% libres de bacterias, de perder el año por no ganar las materias a pasar de logro a logro y ganar más por cansancio que por mérito, de aprender para aplicar a aprender para lograr (un título, un grado…), nuestros sistema educativo, forma estudiantes que no resuelven problemas, porque simple y llanamente se enfocó en dar acceso, pero no en crear competencias para que dicho acceso no sea una meta; sino el principio de algo más grade. Acá, la creatividad (que sigue existiendo obviamente), termina siendo más un accidente y un caso excepcional que encuentra uno de tres caminos, la frustración eterna, el triunfo en otras tierras o el camino de la ilegalidad (que no se diga que las mil formas de sacar droga del país, no refleja un altísimo nivel de inventiva).

 

Grandes compañías a nivel mundial, han desarrollado competencias y procesos estratégicos centrados en capacidades creativas, el proceso de enseñanza, debe involucrar, de la misma manera que involucra matemáticas o lenguaje, el uso de programas centrados en la resolución de problemas y la creación de soluciones, el álgebra por ejemplo, te premia por lograr el resultado correcto, no por aplicar lo aprendido, el lenguaje te premia por saber las reglas de ortografía y correcta dicción, no por llevarlas al límite escribiendo sobre magia cotidiana, la educación física te enseña las reglas de cada deporte, no la creatividad que hay detrás de la expresión corporal. Señores nuestro sistema tiene un serio problema de enfoque, queremos crear tantos profesionales, que nos olvidamos de crear desastibilizadores del conocimiento, nos centramos en graduar tantos estudiantes como podamos, pero no en darle a los soñadores herramientas para hacer, nos reímos tanto de las colombianadas, que nos olvidamos de convertir el potencial de no tener límites a seguir los que otras culturas imponen.

 

Terminamos mal en las PISA, porque no solo no sabemos resolver problemas, creamos todo un sistema para huirles como si de una tragedia se tratara.

 

Andrés Felipe Sánchez

Mg Creatividad e Innovación en las Organizaciones

@innovandres

0 comentarios:

Publicar un comentario