17.4.14

Para nadie es un secreto que hoy en día, nos encontramos en un mercado laboral competido como nunca antes. Dejando atrás algunas lamentables prácticas de tráfico de influencias o preferencias familiares a la hora de obtener un trabajo de alto nivel creativo o de gestión, debes tener en cuenta estas 6 nuevas competencias a desarrollar.

 

2014-04-04 12.00.58

Debemos partir del postulado de que, actualmente, nos encontramos en un mundo complejo y como tal, el desarrollo de competencias del profesional deben abarcar distintas dimensiones y campos, muchos más allá de los estudiados en cualquier programa convencional de formación. Es por eso que además, de los requerimientos mínimos que cualquier puesto de trabajo demanda para ser ocupado satisfactoriamente, debemos tener en cuenta estas 6 recomendaciones:

 

1. Un profesional de microprofesiones: Un economista que sabe de historia del arte, un administrador de empresas que usa photoshop y un diseñador encargado de levantar presupuestos no son ya ni incoherencias laborales, ni pérdidas de enfoque. En el actual clima competitivo el profesional debe desarrollar “microcarreras” que vayan más allá meros hobbies y permitan que pueda ser cada vez más integral. Bueno tampoco hay que olvidar que el hecho de aprender distintos saberes, desarrolla altos niveles de creatividad aplicada.

 

2. Alfabetización Digital: Con lo fácil y ya en muchos casos económico que es acceder a tecnología de alto nivel, es necesario no solo tenerla; sino también aprovecharla al límite y saber cómo se puede convertir un aliado estratégico para mi vida profesional. Muchas veces los dueños de smartphones, tablets y demás gadgets tecnológicos a duras penas usan sus funciones más básicas o las concernientes a soluciones de comunicación como whatsapp y el BBM, desaprovechando una gran cantidad de opciones y herramientas que pueden de verdad, marcar un punto de inflexión en su desempeño e incluso calidad de vida. Un dispositivo de este tipo no debe ser visto como un gasto o un lujo; sino como una inversión con un objetivo claro de compra.

 

3.Manejo estratégico de tus redes sociales: Hasta hace poco la única forma a través de la cuál las empresas pudieran saber de ti era por tu hoja de vida, que era tanto un resumen de tu vida como una forma de presentación a quien tuviera interés en saber un poco más de ti; sin embargo en una era  digital, lo que entregas a la red, en forma de posteos en redes sociales, publicaciones en blogs, videos en YouTube o fotografías en tus cuentas de Facebook o Twitter, dicen más de ti que cualquier presentación formal que hagas. Tus redes sociales, son también un activo digital y como tal debes cuidarlo y manejarlo estratégicamente. Quizás sea hora de cambiar esa foto de perfil en la que medio ebrio sostienes una botella de aguardiente a algo un poco más presentable.

 

4. Manejo de la inteligencia emocional: Hoy por hoy, no solo se trata de saber hacer; sino de saberse relacionar, saber sentir y saber comunicar, de poco o nada sirve un profesional que no sea capaz de ser parte de un equipo en el que para desarrollar proyectos de alto impacto, la diversidad y la divergencia de opiniones son fundamentales. Ser inteligente en un nivel en el que te conoces a ti mismo y a los demás y respetas su diferencia es una cualidad cada vez más deseada y necesaria en equipos de trabajo creativos.

 

5.Actividades Extra-Profesionales: Tiene mucho que ver con lo expresado en el primer punto, pero se refiere a algo que va más allá del trabajo. Hacer caricaturas, tocar la guitarra, caminar fotografiando paisajes, son actividades que no solo nos permiten relacionarnos y conocer diferentes tipos de personas, ampliando nuestro círculo social y profesional; sino que además se convierte en fuente de inspiración, diversidad de enfoques y una forma de despejar la mente para, desde cero comenzar con nuevas ideas y proyectos. Un hobby es una forma de spa mental.

 

6. Hackerar nuestra vida y creencias de vez en cuando: Nada más fijo que el cambio y es cada vez más cierto. Si no estamos dispuestos a de vez en cuando, cambiar nuestro sistema de creencias o lo que sabemos de nuestro contexto, no seremos sino constante lastre en un mundo que demanda fluir según sea el contexto presentado. No se trata de ser volubles en lo que somos y creemos, pero si en creer y saber que, como el tiburón, la única forma de mantenernos vivos, es mantenerse en movimiento.

 

Y ustedes qué piensan ?

 

Alguna otra competencia que deba ser tenida en cuenta ?

 

Andrés Felipe Sánchez

@innovandres

0 comentarios:

Publicar un comentario