9.12.13

Hace algunos años ayudé a una amiga a crear una cuenta de correo electrónico. La noble tarea se convirtió en tremenda odisea cuando llegamos a la parte del nombre de la cuenta. Tristemente su nombre es de lo más de común, así que una vez descartadas todas las posibles combinaciones (año de nacimiento incluido), nos fuimos por sus gustos, de nuevo tremendo problema, nada parecía funcionar. Cuando la situación ya a llegó a ser desesperante, ella expresó "esta todo inventado" y ese nombre, cosa curiosa, se encontraba disponible estatodoinventado@correo.com terminó siendo su dirección. Un nombre tan original salió de una reflexión por el exceso creaciones que hoy se ve en nuestro mundo.




Muchas veces cuando se emprende un proyecto, desarrollo o negocio, muchas personas hablan de la originalidad como una condición sin la cuál no se puede ni siquiera pensar iniciar o pensar en una idea con potencial de éxito. Comentario como "eso ya lo habían visto" o "eso ya lo habían inventado" están a la orden del día e, independientemente de su intención (no la mejor en muchos casos), terminan siendo un freno y en muchos casos un lastre de quien con tanto entusiasmo, inicia un proyecto; de aquel que se atreve a hacer lo que el otro no se atrevió a realizar.

Ese mito de la originalidad es de hecho, enemigo mortal de la creatividad, pero funciona cual caballo de troya, pasando los muros y posicionándose como una condición no discutible para poder hablar de un desarrollo nunca antes visto.  Pero la realidad no es así, lo que pasa día a día en el mercado se parece cada vez más a la historia del nombre del correo electrónico; que a los grandes éxitos y momentos eureka que nos encantaría ver. Pero en un mundo de mercados globales, Crowdsourcing , y tendencias altamente dinámicas la originalidad se convierte en un unicornio, que como el mítico animal, no solo se hace imposible, sino impráctico atrapar. Cuando a Newton se le preguntó alguna vez sobre cómo era que creaba esos grandes aportes a la ciencia, el respondió "si he logrado ver más lejos, ha sido porque he subido a hombros de gigantes" y este si que es un gran ejemplo de aquello que puede aportar y constituir acción innovadora, la originalidad no consiste en crear lo nunca antes visto, consiste en presentarlo, conectarlo y dejarlo evolucionar en formas divergentes y mucho más abiertas que aquellos que los concibieron que originalmente lo concibieron, es así como inventos como el teléfono, la radio o la televisión, incluso la internet o los computadores encontraron su máxima expresión y han recibido sus más grandes innovación de personas, empresas o países que no fueron en primer lugar quienes los desarrollaron, en el caso de las tablets por ejemplo, fue Microsoft quien las llevaron al mercado, Apple quien las presentó de una manera radicalmente innovadora y Samsung quien las han llevado a límites y variedad nunca antes lograda, cuando se trata de innovación la originalidad es una propuesta de valor, no una característica de desarrollo. 

Es por lo anterior que cuando estemos hablando de procesos de generación de nuevos productos o servicios, es tan importante realizar procesos de vigilancia tecnológica (ver presentación), identificar tendencias o realizar acciones de coolhunting, como sea la originalidad no es algo que se busca, es algo que se logra, desde trabajar de lo que hay hoy y proyectar lo que quiero comunicar. Copiar no debe ser la única forma de producción, pero debe ser un aprendizaje, no puedo ir más allá de la competencia si no llego hasta donde ellos lograron llegar y desde ahí hacer una propuesta de valor. Otro enfoque, puede ser entender hasta dónde han llegado los demás para saber qué otro camino tomar y desde ahí innovar, Instagram por ejemplo entendió muy bien las particularidades de la fotografía análoga para hacer una propuesta digital y nadie la acusa de copiar aquello que otros tantos hicieron.

No te desgastes inventando lo que nadie ha inventado antes, atrévete a hacer y lograr, lo que nadie ha logrado antes.


Andrés Felipe Sánchez 
@innovandres
















0 comentarios:

Publicar un comentario